FANDOM


Guillermo salió acelerado de su caso en busca de María, sin poder contener su cólera, de forma acelerada

va camino a la quebrada donde supuestamente debería estar María lavando ropa, su rabia no dejaba de darle un mal sabor a el momento y en su mente solo circulaban pensamientos sádicos sobre su esposa. Guillermo ya no era el; su celos lo estaban consumiendo por dentro y no había alma en la tierra que pudiera detener sus acciones.

En la distancia logra divisar la silueta de María que no estaba sola, estaba en compañía de lo que parecía en la distancia un hombre alto; Guillermo invadido de los celos acelero el paso y se encontró cerca de su esposa ya sola y grito “Que estas haciendo María”. Lo cual le mire de forma temeroso y le llega a preguntar:

-Guillermo, con quien estabas María.

-María, con nuestro señor Jesús.

-Guillermo, eres una vil mentirosa.

En ese momento cegado por las iras, con el machete que tenia en su mano derecha con toda la fuerza de su alma propino varias machetazos en la humanidad de quien fuera su mujer. María sufriendo por el dolor y gritando no era suficiente para detener al hombre que ella amaba, poco a poco se desquito después de tanta sangre tiñendo de carmesí el pasto y la piedra, luego se dio cuenta que su mujer ya no estaba el le había matado por celos, y le invadió la culpa y suspira: “Pero que hice” .

En ese instante una luz resplandece detrás de la piedra al igual que le sucedió a María, muerto del miedo Guillermo decide huir del lugar pero una fuerza sobrenatural le detiene. Esta voz le dice Guillermo "hijo mío".

-Guillermo, ¿Quién eres tu?¿Qué quieres de mí?

-Jesús, hijo he visto lo que ha  hecho, nunca creíste en la fidelidad incondicional de María

-Guillermo, señor por favor perdóname los celos me han segado y no me han dejado ver lo que estaba pasando.

-Jesús, María fue una mujer de mucha fe y ahora esta en un mejor lugar.

-Guillermo, por favor perdóname y le ruego que me la devuelve, sin ella no tendría vida, que le diré a mis hijos,

-Jesús, los humanos tienen libre albedrio y es deber de cada uno velar y ser responsable de sus errores.

-Guillermo, señor Jesucristo perdóname fui un mal hijo, pero estoy arrepentido ante el señor, por favor regréseme a lo único que hace que mi vida tenga valor.

-Jesús, hijo ve a casa y consuela a tus hijos, debes de hacerte responsable de tus actos.

-Guillermo (con lagrimas en los ojos),  por favor perdóname, le prometo ser un hombre de bien y seguir las enseñanzas pero devuélvame a María

-Jesús, hijo solo ve a tu casa que el rebaño se unirá cuando lo desees de corazón, porque los designios de mi padre son misteriosos pero siempre con amor.

Luego desaparece la luz detrás de la roca, y con arrepentimiento total sintiendo que su vida no valía la pena se dirige de forma lenta a su casa, porque sabia que nunca más volvería a ver a María por sus celos enfermizos esos que llegaron a matar a quien de verdad daría su vida por el en su mente resonaba palabras de arrepentimiento y de reclamo por haber cometido tan terrible acto des moral que solo tiño de rojo el suelo y que despojo de su vida a quien fuera su apoyo por todo el tiempo de unión matrimonial.

Llegando a casa queda mirando la puerta como acobardándose de entrar , afrontar la realidad con sus hijos, pensando “Como les digo que mate a su madre, con mi propias manos les despoje a quien amaban, yo ese bestia que solo pensó en el y no en los demás…. No merezco nada que venga del señor”.

Abrió la puerta desganado, pero algo le llamo la atención, olía a comida la estufa estaba prendida muy extraño para el ya que no tenían servidumbre y en esa época solo las mujeres ocupaban la cocina, y la pequeña María José no alcanzaba llegar al horno. En eso de una forma pausada se acerca a la cocina a ver quien esta en la casa, porque el sabia que María no podía ser.

A lo que vislumbra en le marco una silueta femenina muy familiar se asusta como si estuviera viendo espectros, pero traga saliva y se envalentona  a entrar y ve a María cocinando como si no pasara nada, sana y salva sin ningún rasguillo.

-Guillermo: María! Estas viva.

-María: Claro que si donde querías que estuviera, o acaso quieres que estuviera muerta.

-Guillermo: pero si tu estabas.

-María, ¿donde estaba?

En eso sin esperar se lanza Guillermo encima de María la abraza y le da un beso con tal pasión como si fuera la primera vez con lagrima en los ojos y sonriendo dice: “Gracias Dios por este Milagro”.

-María, ¿Qué Milagro?

-Guillermo, el que estés  viva aquí conmigo.

-María, estas loco.

-Guillermo, no yo se de tus encuentros con Jesús en los parajes de la quebrada y la loma donde hablaban.

-María, Guillermo ¿que te esta pasando?.

-Guillermo, si es por eso que jamás te dejare y siempre confiare en tu palabra.

Guillermo en agradecimiento al milagro erige una gruta cerca del sitio de la aparición de  Jesucristo en el pasto se dio el milagro y la aparición y Guillermo conto a todos en la plaza donde trabajaba el milagro y la roca donde se había aparecido, Jesús. Muchos no le creyeron pero al ver la sangre de María regada en el pasto pero sin su cuerpo muchos atribuyeron el milagro y poco a poco se esparció la noticias y varias personas llegaban a la piedra y tocarla para pedir por sus milagros de fe personales.

Editar

anterior: La lengua puede convertirse en puñal. Capitulo II | | siguiente: Los niños Sanson. Capitulo IV 

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar